martes, 22 de agosto de 2017

PLUSVALÍAS A LA ESPERA

Que sepamos, sigue pendiente de resolverse la cuestión del Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, el que comúnmenente conocemos como plusvalías. Ya conocen: el Tribunal Constitucional (TC) suprimió en su día la regulación de ese tributo, considerado como un tributo directo de naturaleza municipal que grava la revalorización de los inmuebles cuando son objeto de una operación de venta pero, en la práctica, es abonado siempre, aunque dichos inmuebles hayan perdido valor. Con este criterio, se fundamentó la decisión del TC: no es legal aplicar un impuesto cuando no se ha producido una ganancia económica. El pago de la plusvalía se calcula en función del valor marcado por el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), antiguamente conocido coloquialmente como 'la contribución'. La cuota se cuantifica de modo automático hasta resultar un porcentaje que depende del tiempo que ha transcurrido desde la adquisición.

El problema se extiende a los ayuntamientos, al materializarse, con esa decisión, una pérdida de ingresos. Y los alcaldes, y los concejales de Hacienda, y los interventores, y los depositarios quieren saber cómo se va a resarcir a las instituciones locales cuando las sentencias de los tribunales establezcan que hay que devolver el cobro del impuesto.

La Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) espera respuestas. Su presidente, Abel Caballero, ha sido tajante: “No puede ser que el coste de un impuesto mal diseñado por el Legislativo lo tengan que soportar las haciendas locales”. En efecto, con la resolución del TC en la mano, de un sistema fallido de la base imponible. Ahora se trata de superar el vacío legal y la inseguridad jurídica.

Es la propia FEMP la que promueve dos alternativas, a la espera de que el Gobierno se pronuncie. Por una parte, se quiere adaptar el Impuesto a la sentencia del Constitucional, fijando su base liquidable con criterios y normas objetivas. Esta propuesta significaría legislar con un mandato claro al Catastro: elaborar un índice anual, de corto plazo, sobre la evolución del valor de los suelos de naturaleza urbana, de modo que tal Índice ya plasme el aumento o la disminución de ese valor para contrastar la evolución del mercado.

Por otra parte, la FEMP también sugiere la sustitución de la actual base objetiva por otra nueva que grave la capacidad económica real del sujeto pasivo. Según el propio Abel Caballero, estaríamos ante “una base imponible que resultara del valor de venta menos el valor de compra. Si el valor es más bajo, el impuesto sería cero”.

Los ayuntamientos quedan a la expectativa. Los municipalistas piden, naturalmente, una cierta urgencia al Gobierno para saber qué hacer y cómo explicar a los contribuyentes las consecuencias prácticas de esta decisión del TC. Hasta que se apruebe la reforma del Impuesto, habrán de formalizar algunas actuaciones. Y estamos hablando de los euros de todos.

lunes, 21 de agosto de 2017

OBJETIVOS DE DESARROLLO SOSTENIBLE

Empieza a hablarse de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), situados en los horizontes del año 2030, que parece muy lejano, cierto; pero la naturaleza de la iniciativa y el compromiso interinstitucional y social obligan a planificar y a trabajar con la necesaria antelación para intentar alcanzarlos.

Se considera, en efecto, un reto histórico. Y se reconoce, además de la trascendencia para la convivencia del futuro en todos los órdenes, la enorme dificultad para conquistarlos. Hay que asumir, en primer lugar. Y para ello, ees necesario diseñar, programar, coordinar, invertir, concienciar y ejecutar. Los poderes públicos, en el ámbito internacional, tienen ante sí la oportunidad de hacer un trabajo riguroso, se diría, más que nunca, sensible, con una extensión muy globalizada y que, en teoría, debe contribuir también a la paz o a la superación de las amenazas que se ciernen sobre las democracias occidentales.

Se trata de diecisiete Objetivos. Enumeremos:
1.- Fin de la pobreza.
2.- Hambre cero.
3.- Salud y bienestar.
4.- Educación de calidad.
5.- Igualdad de género.
6.- Agua limpia y saneamiento.
7.- Energía asequible y no contaminante.
8.- Trabajo decente y crecimiento económico.
9.- Industria, innovación e infraestructura.
10.- Reducción de las desigualdades.
11.- Ciudades y comunidades sostenibles.
12.- Producción y consumo responsables.
13.- Acción por el clima.
14.- Vida submarina.
15.- Vida de ecosistemas terrestres.
16.- Paz, justicia e instituciones sólidas.
17.- Alianzas para lograr los objetivos.

Si se repasa, se comprobará que, prácticamente todos, se corresponden con demandas de la sociedad canaria. Algunos de los problemas latentes en nuestra tierra, que han adquirido sensible notoriedad en plena canícula, se integran en esa especie de vademécum que obliga a reflexionar y a programar con tal, siquiera, de acercarnos a las soluciones.

Muy atentos deben estar los gobiernos locales, a los que parece reservado un papel de intérpretes activos o de agentes del cambio que se quiere operar si es que se pretende ujna respuesta ciudadana activa. Efectivamente, hay que hacer a los ciudadanos cómplices para materializar la conquista de los ODS. Y antes que eso, para la adecuada sensibilización, esto es, explicar convenientemente de qué se trata para que ninguna de laa asignaturas les parezca lejana, inabordable o, simplemente, que no va con ellos.

No. Repasando los epígrafes de los diecisiete ODS, aquí hay materia y trabajo para todos. Nos atañe a todos. No es ponerse trascendente si se dice que hay que preservar el planeta para la Humanidad. Estas metas están concebidas para una mejor convivencia y para un mejor aprovechamiento de los recursos, tanto naturales como los gestados por la mano del hombre/mujer.

Algunos de estos asuntos, por cierto, merecen soluciones urgentes, pñor no decir inaplazables. Parece lejos 2030, pero hay que empezar desde ya si se quiere que para entonces las cosas funcionen de otra manera... y el planeta se haya salvado.

sábado, 19 de agosto de 2017

PAISAJE TRAS LA CENSURA ICODENSE

Coalición Canaria (CC) ha perdido la moción de censura en el Ayuntamiento de Icod de los Vinos, de las primeras en la ya larga historia de la presentación de estas iniciativas en el municipalismo canaria, en la que figura casi siempre como promotora, bien en solitario o en comandita con otras formaciones políticas. Se ha quedado, entonces, sin alcaldía.
Parecía condenada cuando, a principios de mandato, no hubo manera de aplicar el criterio de la cascada, esto es, caen en la misma dirección de entendimiento político que concertaron quienes pactaron el Gobierno de Canarias, entonces CC y Partido Socialista Canario-PSOE (PSC-PSOE) que, allá por diciembre del pasado año, pese a que representantes de las dos partes y del propio espectro mediático decían que era la mejor alianza posible para la Comunidad de nuestras desdichas, estiraron hasta la ruptura las discordias, las desconfianzas y las desavenencias.
Ni siquiera aprovecharon los nacionalistas las pugnas intestinas de los socialistas, lamiéndose viejas heridas. Han durado, precisamente, hasta ahora, cuando dos de sus cinco ediles no comparecieron en la sesión. Tal como están las cosas de resquebrajadas, a saber si van a dar cuenta. Total...
La aprobación de los presupuestos municipales hace pocos meses, con los votos favorables de la oposición -compuesta por ediles de los cuatro grupos que han aproyado la moción de censura-, fue, en cierto modo, el detonante. El episodio es insólito y por un quítame allá esas facturas de las fiestas, la gran paradoja abonaba un terreno insospechado. La oposición aprueba los presupuestos ¿y el gobierno local, en exclusiva CC, es el que gestiona o los administra?
Se cuidó el alcalde censurado, Francisco González (CC), de no someterse a una moción de confianza que hubiera sido una salida democrática y digna y quién sabe si la hubiera salvado de haber estado precedida de un proceso negociador en el que hubiera propiciado, por ejemplo, un gobierno de concentración. Prefirió enrocarse, en vez de acreditar talante, encomendándose a las cartas cuyos palos son decisivos una vez que ya han sido puestas sobre la mesa todas las figuras y las ganadoras. A ver quién llevaba el caballo de lo virado. Hasta vislumbró esperanzas cuando alguien, creyendo que guardaba 'la mala', tensó la cuerda en Madrid tratando de envolver con celofán un asunto que decían de Estado. Era el último cartucho. Más adelante, un suponer, se podrá calibrar las consecuencias. De la pérdida de confianza, dicen. Bueno...
Las censuras destapan, por lo general, algunas contraposiciones, ideológicas o personales. En Icod no fue la excepción: José Ramón León, nuevo alcalde, en representación de Somos Icodenses-Nueva Canarias, fue en su momento dirigente y edil del PSC-PSOE, formación que ahora le presta su apoyo para el acceso a la alcaldía (Al menos, tres de los cinco concejales) Ironías, o lo que sea, de la política.

La operación se cierra con un aviso para CC que ríanse ustedes del clamor taurino: PSOE y PP (también Ciudadanos, partícipe en la misma con su voto) han sido capaces de entenderse para derribar -con el uso legítimo de la censura tan esgrimido por los nacionalistas en muchas otras ocasiones- una plaza que, aún en precario, ocupaba CC. Si la fórmula es aceptada como laboratorio (sic) y funciona, puede que termine siedo un ejemplo o banco de pruebas para futuras alianzaz de perfil similar. Coalición Canaria ya debe estar interpretando, sin necesidad de recurrir a victimismos, que no solo entre amplios sectores ciudadanos sino en otras formaciones políticas hay un cierto propósito de castigo con el propósito claro de hacerla pasar una temporada en la oposición. Es la penitencia que hay que sufrir al cabo de los ciclos prolongados en el poder.
Claro que quienes ahora abordan un escenario experimental, sin mucha experiencia en responsabilidades de gobierno -todo hay que decirlo- ,tendrán que hacer un desempeño pletórico de destreza para que la cosa cuaje y transmita una notable dosis de credibilidad a la ciudadanía, bastante maltrecha, desafecta y recelosa con todos los trajines de la política.
A la sombra del Drago empieza a escribirse una nueva página. Se abre otro paisaje.

viernes, 18 de agosto de 2017

EL CAMAROTE

Ya no es que estén preocupados los norteamericanos ni los republicanos ni los componentes de su gabinete ni los empresarios que le han abandonado por sus recientes débiles respuestas a los sucesos raciales de Charlottevislle, en Virginia. Ya es que todos se temen -nos tememos- lo peor: ¿qué será lo próximo, cuál el siguiente episodio en que el presidente de los Estados Unidos de América, Donald Trump, tenga que tomar una decisión? ¿En qué manos estamos?

La impresión que da es que hasta sus contados admiradores -esos que dicen que la economía va como un bólido, esos que afirman que es el único que ha puesto a los periodistas y a los medios en su sitio- ya dudan. Hay Trump para entretenerse, vaticinamos cuando la retahíla de dislates recién arrancaba. Quienes auguraron convulsiones de todo tipo, siguen acertando. Nunca antes la política mundial, con núcleo en Washington, se vio salpicada por tantos vaivenes, una suerte de 'todo es posible' porque el señor presidente es imprevisible. De aquella escenografía anacrónica y rimbombante, rubricando resoluciones con escritura de trazo alto y grueso, apto para analizar grafológicamente la personalidad del individuo, se ha pasado a delirantes escenas políticas con guión que se podría contextualizar cuando en España se aprendía democracia participativa en aquellas asociaciones vecinales que sirvieron de respetable escuela.

Haber convertido la Casa Blanca en el camarote de los hermanos Marx, simbolizado en la célebre escena de Una noche en la ópera, es indiscutible mérito de Trump que, a base de bravatas, amagos, desplantes y exabruptos, principalmente en cuenta de Twitter -su arma más poderosa, dicen- ha ido contagiando un estilo controvertido y poco fiable, desde luego impropio de una potencia y de una democracia como Estados Unidos.

Los relevos en su gabinete a principios del presente mes son el reflejo de ese camarote. Las políticas de seguridad y comunicación, supeditadas al capricho personalista, jamás se vieron tan débiles y paradójicas. Y la derrota en el Senado de la derogación parcial de la ley que sustentaba la asistencia pública sanitaria que puso en marcha Barck Obama desnudó que el presidente no inspira confianza ni a su propia formación política. Lo de los relevos, por cierto, concluye en que trabajar con Trump es de lo más inestable del mundo: estás a su merced -como hojas muertas, diría Serrat-, a expensas de un cabreo, de una mirada, de una confidencia, de una conexión tenebrosa, de una sombra de desconfianza. Aquellos insultos de un recién designado director de Comunicación, Anthony Scaramucci, dirigidos al jefe de gabinete, Reince Priebus, posteriormente destituido, pusieron de manifiesto el descontrol y el funcionamiento alocado con golpes de tango de algo tan serio y que entre todos hemos mitificado como es la Casa Blanca, donde las filtraciones, por lo que parece, cotizan muy alto. Tanto que arrastran hacia insólitas determinaciones presidenciales que merman su propio prestigio y la credibilidad del propio presidente al que el osado de su colega venezolano, Nicolás Maduro, le mama gallo, no importa la horrísona apelación que emplea en sus insufribles discursos. También tendría sitio en el camarote, por cierto, donde apuntar con misiles a Corea es tarea de un día más en la oficina.

jueves, 17 de agosto de 2017

SALPICAR EL ESTÍO

Las cianobacterias y los ahogamientos en las costas han salpicado el estío. Hay que convivir con las primeras, resignada conclusión. Entre el cambio climático y las disfunciones de los dispositivos para paliar el comportamiento de los humanos, hay que irse acostumbrando. Lo peor será que, detectados los problemas y agotado el endeble malestar, no se haga nada: ni correcciones ni pedagogía. Lo peor es que todo siga igual... hasta el año que viene.

Y los ahogamientos. De poco está sirviendo el esfuerzo del periodista grancanario, Sebastián Quintana, con tal de sensibilizar, con el fin de reducir los registros que ya el pasado mes de abril, cuando inició su cruzada, ya eran elevados. Habrá que repetirlo: las playas canarias no pueden ser sinónimo de inseguridad. Es raro el día que no hay una noticia sobre pérdida de vidas humanas.

Recordamos a Quintana en el Parlamento de Canarias hablando de una cultura de la seguridad acuática como base indispensable para prevenir accidentes fatales. Habrá que insistir con tal de evitar que la desinformación y las imprudencias sigan causando estragos hasta ser la causa de un noventa por ciento de los fallecimientos.

Tenía razón el periodista cuando afirmaba que muchísimos turistas desconocen que estamos en medio del Atlántico y que cada punto de la costa tiene su personalidad. La prevención, por consiguiente, es primordial. La seguridad en el litoral canario requiere de información y de dotaciones.

Un hecho son los fenómenos naturales y otro el mal funcionamiento de infraestructuras, responsabilidad de administraciones públicas. Acostumbrarse, sí; pero no a permanecer indiferentes ni indolentes con aquello que se puede mejorar. Una cosa es brindar la costa como elemento casi esencial de la oferta vacacional y otra no suministrar los elementos básicos para que esa cultura de la seguridad acuática sea un hecho fehaciente.

Y el verano, sin terminar.


miércoles, 16 de agosto de 2017

VINILOS

Finales de los años sesenta del pasado siglo y bien entrada la década siguiente, hasta la muerte de Franco, más o menos: fiebre por la música. El fenómeno 'beat', canción de autor, otros géneros, festivales, algunos pocos conciertos, el seguimiento de programas y de listas de éxitos, las novedades, los primeros pasos en la radio y discos, muchos discos, muchos vinilos. Aquellos 'singles', los Ep de cuatro canciones y los elepés. Y los álbumes. Ahorrábamos para adquirirlos en discotecas y bazares e ir formando la pequeña colección particular. Recordamos al malogrado Manuel García Tejera, quien poseía una de las más voluminosas que era la envidia de los jóvenes portuenses que nos movíamos por la música.
Hasta que llegó el casette y las orientaciones de la vida empezaron a ser otras para irnos alejando de la música, de aquellos estilos revolucionarios, de las míticas bandas, de la experimentación y de las opciones de reproducción que pronto sabrían el impacto de la imagen. La música siguió gustando... pero ya en otra dimensión, en otro ámbito, incluso temporal, en otros descubrimientos como fueron la clásica y la ópera.
Refrescó estos recuerdos un informe de la consultora 'Deloitte', publicado recientemente por el diario británico The Independent y cuya conclusión es reveladora: la venta de vinilos superará en 2017 los mil millones de dólares, algo que no se producía desde la década de los ochenta. Estamos, pues, ante una revitalizacón considerable de este formato al que la industria discográfica llegó a considerar, hace menos de una década, como un negocio en extinción. El informe indica que en 2015 se vendieron 3,2 millones de unidades y calcula que el vinilo signifique engtre un 15 y un 18 % del total de las ventas anuales de música en formato físico. El precio medio actual de un disco de larga duración es de diecinueve euros, un posible inconveniente para los consumidores, según la investigación de 'Deloitte'.
Pero, ¿cuáles son las razones de este renacimiento, de este nuevo auge del vinilo? Algunas iniciativas como el “Record Store Day”, la nostalgia por el sonido auténtico, el formato tangible de la música, las tendencias y las modas, pero, sobre todo, la concepción del vino como una pieza de coleccionista, dispararon las ventas que el pasado mes de diciembre superaron, por primera vez desde comienzos de siglo, el mercado de las descargas digitales.
Claro que la consultora advierte que el vinilo es como una panacea y que “nunca será la fuente la fuente primordial de ingresos de la industria discográfica”. Son conscientes de que el futuro del mercado se enfoca directamente hacia el formato digital. Pero también hay apreciaciones reveladoras, como las de Paul Lee, ejecutivo de investigación del departamento de tecnología, medios y telecomunicaciones de 'Deloitte': “Los consumidores prefieren comprar algo tangible y nostálgico y, si se ponen precios justos, ello supondrá grandes beneficios para las discográficas”, auguró queriendo prolongar la racha.
Y es que se prevé que el vinilo, en 2017, represente un 6 % de los ingresos totales de la industria musical, cifrados en torno a unos quince mil millones de dólares. ¿Quién lo iba a decir? Pero bueno, todo da a entender que, resurgimientos aparte, el futuro, como tantas otras cosas, sigue girando en torno a lo digital.

martes, 15 de agosto de 2017

ADIÓS AL ÚLTIMO ROMÁNTICO

       Todas las hojas están marrones y el cielo está gris.
           John Phillips y Michelle Phillips, en California dreamin

En abril de 2011, cuando cumplió ochenta años, Roberto Hernández Illada rezumaba la felicidad de la plenitud de un octogenario. Entonces, escribimos que “sus hijos, familiares, amigos y allegados le tributaron una celebración por sorpresa. Cuando llegó al lugar, creyendo que asistía al cumpleaños de uno de sus hijos, y se encontró con la asistencia de más de setenta personas que, puestas en pie, entonaban la versión española del “Happy birthday”, el hombre no pudo reprimir la emoción. Lógico. Después, cuando recuperó la normalidad, se sintió feliz y comprendió el valor de la amistad sincera”.

No era el primer homenaje que le tributaban a Roberto, como este tampoco es el primer texto en que glosamos su trayectoria y su talante, pero aquel reconocimiento posiblemente haya sido el más cercano, el más entrañable, el más espontáneo, el que más se acerca a su personalidad. El supo ganarse en vida el respeto y el afecto de los demás, con un sentido de la rectitud y de la responsabilidad que pocas personas pueden lucir. Y se ha granjeado la admiración, esa que no requiere de expresiones grandilocuentes, de quienes conocen de su mesura, de su tesón y de su amor al deporte. “No se es consciente siempre de tener tan buenos amigos”, acertó a decir a la hora de dar las gracias.

En aquella ocasión, antiguos jugadores de aquellos equipos de fútbol que dieron lustre al deporte portuense le acompañaron como lo hicieron entonces. Memorizamos alineaciones y lamentamos la pérdida de los ausentes. Calculamos edades y comentamos episodios de fichajes y ascensos. El papel de Roberto Hernández Illada fue decisivo para muchos deportistas. El legendario Juvenil Once Piratas y el primer ascenso del Club Deportivo Puerto Cruz son hitos entremezclados con la rehabilitación de El Peñón y algún otro obstáculo federativo. Hernández, como le llamamos de vez en cuando, era todo: cuidador del campo, el que tramitaba las fichas, el que iba para Santa Cruz, el que compraba los equipajes, el que hablaba con los padres del jugador… En una época de penurias, cuando la proyección futbolística era dificilísima, Roberto se empeñaba en que los jugadores jóvenes no fumaran y en que no se fueran de verbena en las vísperas de los partidos. Si alguno era sorprendido infringiendo este sencillo particular código de conducta, ya sabe lo que le esperaba. Hay una foto que ha circulado en colecciones privadas y hasta en libros: izado en los hombros de Tomás Galindo y Gutiliano González Pineo, era el testimonio gratificante del ascenso y del éxito de un hombre modesto, de un todoterreno, de un portuense de pro.

Al cabo de los años retornó a la actividad directiva con el Atlético Puerto Cruz. Pero ya no era igual. Las costumbres y los usos tanto sociales como futbolísticos habían cambiado sustancialmente. Aún así, su labor era respetada. Como también lo fue la que desarrolló a posteriori en el Club Natación Martiánez, especialmente con el equipo de waterpolo, al que ascendió a la División de Honor, la máxima que ha alcanzado -junto al Marlins, de béisbol- una representación deportiva del Puerto de la Cruz. La presencia de José Antonio Marrero, quien le sucedió en la presidencia, y una sentida carta que Jesús Cuartero, el técnico, envió desde París, probaron que en esta disciplina Roberto Hernández Illada también dejó huella. Un álbum de fotografías de época, otro familiar y unos cuantos regalos más -entre los que destaca el reloj del Atlético de Madrid, su equipo del alma, entregado por Manuel Torres- testimoniaron la satisfacción de una jornada obsequiosa. Nos quedamos con las ganas, por cierto, de ver los resultados del trabajo digital de Juan Antonio Acevedo quien preparó un DVD con momentos estelares de la vida deportiva de aquel cumpleañero entonces que ayer nos decía adiós y hoy al mediodía, tan cerca de los recintos deportivos donde dejó su sello, recibirá cristiana sepultura.

Hacemos esfuerzos para no repetir la definición de Roberto Hernández Illada en su faceta de dirigente deportivo, cuando este concepto aún estaba lejos de su materialización más avanzada. En su momento dijimos, y así lo hemos empleado a posteriori, que él era el último romántico del deporte. Otro gran amigo suyo, Francisco Sánchez García, quien fuera futbolista profesional, abogado y alcalde de La Orotava, impulsó los honores cívicos concedidos durante nuestra etapa en la alcaldía portuense. Un soñador que, un día como hoy, cuando lamentamos su pérdida, es despedido entre hojas marrones y cielo ceniciento. Pero los esfuerzos -ya ves, estimado Roberto que estás en los cielos- son baldíos. No hay mejor definición. Así que permite que, de nuevo, lo empleemos y te distingamos con esa cualidad que debe enorgullecerte, como así ocurre con todos los que han sido tus discípulos y siguen siendo tus amigos que lloran tu definitiva ausencia.

lunes, 14 de agosto de 2017

ADIÓS AL PAPEL

Carlos Ramos Aspiroz, periodista de vieja escuela, saludable octogenario fiel a sus principios, editor de prensa después de jubilado, se ha convencido y ha terminando aceptando que los periódicos desaparecen, que habrá unos núcleos de resistencia y tal pero que, al final, el universo periodístico será (casi todo) digital. Y como buen editor, capaz de calcular sobre la marcha los costes del encendido de la rotativa y los primeros desechos, pone este ejemplo:
-Ningún joven menor de veinticinco-treinta años sale de casa o va a trabajar pasando primero por el quiosco a comprar el periódico, como hacíamos nosotros.
Si Ramos asume sobre las bases domésticas de la cotidianeidad, mucho más lo hará cuando acceda al Estudio de uso y actitudes de consumo de contenidos digitales, elaborado por el Observatorio Nacional de Telecomunicaciones y Sociedad de la Información (ONTSI), adscrito a Redes.es. Sus conclusiones son reveladoras: el consumo de prensa digital de pago ha aumentado, en cinco años, un 157 %. La curva es ésta: en 2016, el 4,9 % de la población pagó por informarse a través de medios on line, mientras que en 2011 tan solo lo hizo el 1,9 % de los españoles. Durante el año pasado, el 66,2 % de la población comprendida entre 16 y 74 años accedió a informaciones o artículos en Internet, colocando al consumo de este tipo de contenidos como el tercero más frecuente, después del uso de fotografías hy de aplicaciones móviles.
Es decir, ha aumentado considerablemente el porcentaje de personas que paga por acceder a la prensa digital, bien es verdad que, según el estudio, este es el tipo de contenido que menos subió en los últimos cinco años. Por el contrario, el pago por las películas, las series y los videos digitales se disparó del 3,1 % de la población en 2011 al 19,5 % de 2016.
Y una reveladora concreción del estudio que comentamos: “La mayoría de consumidores que accede a noticias digitales lo hace de manera gratuita y, en su mayoría, desde sitios web distintos a los de la propia publicación que ofrece la información. De esta manera, entre la población que lee noticias en periódicos y revistas digitales, tan solo el 2,6 % paga por los contenidos, mientras que el 54,4 % de la población escoge no pagar por acceder a ellos. Esto se explica mediante la evolución de las actitudes hacia el pago de contenidos on line”. Según el informe del ONTSI, la modalidad preferida de consumo entre los lectores de periódicos y revistas on line es el de gratis con publicidad, elegida por el 27,1 % de los ciudadanos.
Aunque ello entrañe una paradoja, hay que tener en cuenta, según el estudio, que la lectura de noticias o artíulos on line es el tipo de contenidos digitales más frecuente pues un 48,4 % de la población lee prensa digital a diario. Y atención a otros datos que ponen de relieve la pujanza de las redes sociales, empleadas día a día por el 40,5 % de la población; seguidas de las aplicaciones móviles, utilizadas de lunes a domingo por el 39,9 % de los españoles.
En cuanto al perfil de consumidores, quedémonos, para dar solidez a las apreciaciones de Ramos Aspiroz, con que la prensa es el último de los contenidos por el que pagaron tanto hombres (7,6 %) como mujeres (3,9 % y que los ciudadanos que menos pagan son aquellos con edades entre 25 y 34 años, aunque son los españoles que leen más informaciones y artículos en la red.
En definitiva, el cambio en los usos y hábitos sociales también está impulsado por el empleo de las nuevas tecnologías. Y todo da a entender que el papel parece condenado.

sábado, 12 de agosto de 2017

CUANDO UN TROFEO VERANIEGO SE CONVIRTIÓ EN UN ACONTECIMIENTO

A ver si hurgando en la memoria somos capaces de escribir una entrada con cosas nuevas que no se sepan o no hayan sido publicadas, ahora que ayer se cumplieron cuarenta y seis años del encuentro inaugural de la primera edición del Trofeo Teide de fútbol, con un campo municipal “Los Cuartos” flamante, estrenando césped; y el próximo martes será el aniversario de la gran final de entonces entre el Deportivo de La Coruña, entonces en Primera división, y Puerto Cruz, militante en la Primera categoría regional, con victoria gallega (2-0).

El Teide es un poco el torneo futbolístico de todos nosotros, de los aficionados del Valle, de los futboleros entusiastas, el que vimos nacer y al que contribuimos a que creciera, justo en unos momentos en que el fútbol territorial parecía estancado y carente de alicientes. Fue concebido para ofrecer espectáculo a los aficionados de la isla que llevaban varios años acumulando decepciones y para incentivar las modestas economías de los clubes regionales promotores: Orotava, Puerto Cruz y Real Unión que, deportivamente, de paso, tendrían la oportunidad de enfrentarse a un equipo grande o de categoría superior.

Aquel verano de 1971 fue particularmente movido en el Valle de la Orotava. Ventura Machado alternaba su consulta y sus visitas médicas con la dedicación a la Unión Deportiva Orotava que presidía en medio de un gran respeto por su reputado prestigio humano y profesional. El doctor Machado, con su inconfundible corbata de pajarita, se empeñó en que “Los Cuartos” debía tener cancha de hierba. Desde finales de abril de aquel año, comenzó la siembra. 'Maestro' Felipe, el jardinero que cuidaba el césped del “Heliodoro Rodríguez López”, tuvo a su cargo el proceso, en el que participaron muchas personas, agricultores incluidos. Brotó y la alfombra lució esplendorosa el 11 de agosto, una inolvidable tarde de estreno.

Pero antes de esa fecha sucedieron otras muchas cosas. Luis Guiance Abreu, militar de profesión, era el presidente del histórico Real Unión de Tenerife. Su estrecha amistad con Mateo Prada Canillas, quien fuera Capitán General de Canarias, y antes de Galicia, facilitó las gestiones que una tarde tras otra hacían con la directiva del Real Club Deportivo de La Coruña, entrenado por Arsenio Iglesias Pardo, el 'bruxo' de Arteixo, protagonista de un ascenso histórico. El hotel 'Marquesa', del Puerto de la Cruz, propiedad de los hermanos Díaz González, se convirtió en el centro de operaciones. Muchas llamadas de teléfono, muchos telegramas, muchos güisquis revelaban un tráfago desconocido en el fútbol regional de entonces. Guiance aparecía acompañado de Ramón Jorge Frías, quien le sucedería en el cargo años después, y de Darwiche, un ex jugador del cuadro unionista en el que había depositado mucha confianza. Pedro González de Chaves y Rojas, teniente de alcalde del Ayuntamiento portuense, alternaba con Alberto Hernández Illada, presidente del C.D. Puerto Cruz y fiel secretario general, Pedro Real González, celoso cumplidor de todos los trámites federativos y secretariales. Por allí tambien era visto Pepe Casiano Verano, que presumía de haber jugado en Maracaná. Desde La Orotava se incorporaban los hermanos Hernández Sánchez, Juan y Graciano, preocupados en la organización de las taquillas, presupuestos, desplazamientos y otros menesteres.

Hasta la celebración del partido inaugural que acabó con victoria del Deportivo sobre Orotava (1-3), se vivió un frenesí desmesurado. Había auténtica ansiedad balompédica. Los dos periódicos de entonces, El Día y La Tarde, rivalizaban en ofrecer la mejor información. Hasta la llegada de la expedición coruñesa al aeropuerto de Los Rodeos fue objeto de cobertura informativa. Al frente del Coruña, su vicepresidente, José Pereira. Se alojaron en el hotel 'Interpalace'. El club gallego no cobró su participación en el torneo. Galindo anotó el primer gol de aquel partido en el nuevo recinto orotavense, dirigido por Manuel Valle. En los prolegómenos, acto de bendición a cargo del arcipreste y párroco de La Concepción, Leandro Medina. Autoridades de entonces presentes: Álvaro Acuña Dorta, delegado de Educación Física y Deportes; Juan Cullen y Lugo , alcalde de la Villa; Miguel Ángel Morales Pestano, presidente de la Federación Tinerfeña de Fútbol.

El paso siguiente era la otra semifinal, que se disputó en 'El Peñón', hasta que anocheció, entre Puerto Cruz y Real Unión. “Increíble y maratoniano partido”, titulaba La Tarde. Todo igualado hasta que se resolvió en los penaltis, después de la prórroga y cuando ya la luz diurna agonizaba. Guiance apenas pudo contener su amargura pues aspiraba a que su equipo fuera el finalista. Lito y Basterra, ya fallecidos, fueron los héroes de aquel trance que aumentó, vaya que sí, las expectativas para la final, disputada en “Los Cuartos” el festivo 15 de agosto.

Aspecto inmejorable el del recinto orotavense. Lleno total. Subieron guaguas repletas desde el Puerto. La cancha, de nuevo, lucía flamante. Un minuto de silencio en memoria de Salvador Ledesma, presidente del C.D. Vera, quien esa misma mañana fallecía trabajando cerca del campo que luego llevaría su nombre. La pregunta que todos se hacían: ¿cuánto resistirá Puerto Cruz? El caso es que jugó muy ordenado, acaso favorecido por la lesión del internacional Manolete. Los aficionados se pusieron del lado del más débil y hasta se ilusionaron pero aguantaron hasta el minuto 70, cuando Beci superó a un Lito sobresaliente todo el partido. El mismo delantero gallego anotaría el segundo gol. Con los portuenses jugaría por última vez un delantero de Los Silos, Cejas, quien al día siguiente, sin avisar, se marcharía a Holanda y dejaría a la directiva del club en la estacada.

Se dijo que la recaudación de los encuentros disputados superó el millón de pesetas, por lo que los clubes promotores se embolsaron más de cuatrocientas mil, todo un pellizco para comenzar la temporada. La experiencia había sido positiva en todos los órdenes e invitaba a preparar una segunda edición con igual o superior nivel.

Se han cumplido cuarenta y seis años de aquella primera andadura de un torneo futbolístico que se ha consolidado hasta el punto de ser uno de los más reconocidos en el calendario veraniego patrio. Toda una historia que pronto cumplirá medio siglo. Pronto. Que empiecen desde ahora a preparar ese aniversario.

viernes, 11 de agosto de 2017

MÁS TRANSPARENTES, PERO...

Las entidades locales han optado de forma mayoritaria por disponer de un sitio o portal específico de transparencia. Esta es una de las conclusiones del estudio llevado a cabo por la Federación Española de Municipios (FEMP) y el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno (CTBG) para evaluar lo establecido en la Ley de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Buen Gobierno en materia de publicidad activa. El estudio muestra, en lo concerniente a la forma de ofrecer la información, que una inmensa mayoría de los ayuntamientos ya presenta su información de manera estructurada, aunque también se detectan casos en los que es necesario insistir para cumplir con los requisitos exigidos en la norma.

Los datos del estudio son alentadores, reflejan que se ha ido avanzando en este concepto que sí debe ser un elemento sustantivo de una nueva política. Se ha ido extendiendo su valoración, como una exigencia, y eso es de agradecer para concienciar a los responsables públicos de lo que significa para ir contrarrestando, siquiera paulatinamente, ese rechazo que inspira en la sociedad de nuestros días la política, su ejercicio, sus vicios y sus prácticas reprobables. Por tanto, no es solo el cumplimiento de la Ley: es una cuestión que resulta consustancial con el modo de hacer política, con la administración de los recursos y con la gestión de la que hay que dar cuenta para poner a prueba, dicho crudamente, la capacitación.

A los ciudadanos hay que conceder facilidades para que manejen las opciones a su disposición a la hora de saber cómo actúan los gobernantes, sus fortalezas y sus debilidades. Ahora que la crisis parece superada, los horizontes financieros son contemplados de forma más despejada o con menor escepticismo y muchos responsables municipales empiezan a presumir de cancelaciones anticipadas de deudas y de reducción de tributos, es el momento de hacer ver a la ciudadanía que tiene cauces para ser más sensible con su administración más cercana y hasta para interactuar a poco que tales responsables hagan un mínimo de pedagogía política y fortalezcan así la materia y el espíritu de la transparencia.

Por los datos del estudio de la FEMP y del CTBG, por los avances que se van apreciando y por las prácticas que se van extendiendo, no se entienden entonces esas informaciones en las que se denuncia el oscurantismo, las negativas o la tardanza y la indisponibilidad de la documentación que se solicita por parte de grupos o ediles de la oposición. En ese sentido, el propio informe alude a existencia en las entidades locales de una unidad específica para resolver las demandas de información. Los resultados muestran que no es frecuente (23,71 %) en ayuntamienos menores de setenta y cinco mil habitantes, que ronda el 50 % para los grandes y que sí existen tales órganos (60 %) en el caso de diputaciones, cabildos y consejos.
En definitiva, para mejorar los índices y la práctica de la transparencia, se trata de cultivar la formación en todos los niveles, político, directivo y técnico. Hay que desarrollar criterios homogéneos para el seguimiento y la evaluación de las leyes específicas, así como asesorar adecuadamente a las entidades locales. Y por supuesto, aunque se nos reproche la reiteración, hay que sensibilizar a la sociedad sobre su derecho a saber y estar informada y sobre sus facultades en materia de transparencia.

jueves, 10 de agosto de 2017

BEÑESMEN Y UCRONÍA


Primero, significación de los dos vocablos, poco usuales.

Beñesmen: es el nombre que daban los aborígenes guanches de Tenerife al mes de agosto, antes de la conquista castellana en el siglo XV, aplicándose por extensión también a las celebraciones de la cosecha desarrolladas en esa época. Para algunos autores, las fiestas celebradas en honor a la Virgen de Candelaria durante el mes de agosto son una reminiscencia sincretizada de las antiguas fiestas del beñesmen aborigen.

Ucronía: reconstrucción de la historia sobre datos hipotéticos.

A partir de estos dos conceptos, el Museo Arqueológico Municipal (MAM) hace otra demostración de pundonorosa creatividad para acreditar algo más que las potencialidades del centro. Se diría que es otro avance hacia su madurez, hecho con esfuerzos y fatigas, pero muy apto para conquistar el interés de gente de todas las edades y, sobre todo, para acercarnos más y comprender mejor a nuestras raíces, a la vida de nuestros antepasados. Si de paso, abre conciencias para contrastar el estado de algunos espacios naturales que sobreviven en el municipio, mejor.

Es natural que la conservadora del MAM, Juana Hernández, revele su satisfacción. Ha ido inculcando, desde hace años, ideas sobre los pilares de nuestra historia, sobre los valores que deben ser conocidos y reconocidos, de modo que su incidencia en los grupos escolares de edades de formación sigue dando frutos cada vez más apreciados.

Ahora, por ejemplo, ha brotado, bajo el título Doña Ladera y compañía (en referencia a Martiánez), con talleres y otras actividades didácticas, una relización de la que ha derivado un cortometraje, hecho por los mayores del último beñesmen, dedicado a la “pobre” Ladera de Martiánez. Es una peculiar forma de hacer educación patrimonial y seguro que funciona. Bajo la dirección de Pablo Bizarro, se titula Ucronía. La ladera hoy y siempre, acompañado de un cuadernillo didáctico también orientado a la impartición de los contenidos teóricos.

La ladera es el paradigma de lo que se conoce como “paisaje cultural” , al ser genuina síntesis de naturaleza e historia, “aquella que transige una identididad geológica específica y las transformaciones impuestas por el tiempo y la gente”, explica la conservadora. La ladera de Martiánez tuvo su proceso de formación a partir de la emisión de lavas que dieron su origen a la dorsal de Acentejo. Es bien conocida la presencia de un poblamiento guanche en la zona que acoge importantes valores culturales, históricos, etnográficos, naturales y paisajísticos.

Muchos elementos, en definitiva, para adentrarse en la ucronía, en el ágil y ameno cortometraje así como en el cuadernillo, para descubrir las singularidades de un auténtico tesoro. Un trabajo extraordinario, hecho con recursos muy limitados y concebido para sensibilizar a niños y jóvenes sobre los valores de los espacios en los que conviven. Para un pueblo poco dado al cuidado y mantenimiento de tales valores, estamos, sin duda, ante una encomiable realización.

Que sea todo un ejemplo.

Para ver el cortometraje, pinchar en:


https://www.youtube.com/watch?v=2KEJpVF3fIQ&feature=share

miércoles, 9 de agosto de 2017

UNA DECISIÓN COHERENTE

Hace menos de un mes, el diario El País, previa información a sus lectores, dejaba de publicar anuncios de contactos, de servicios sexuales o de relax. Se trata de una decisión respetable que, probablemente, será seguida por otros medios que se ven privados de una fuente de ingresos que, hace unos años, por cierto, llegó a ser muy copiosa. Ahí se planteaba una suerte de contradicción, una especie de pugilato: reivindicación constante, con diversa profusión de tratamientos, especialmente en ocasión de fechas señaladas, de la dignidad de la mujer, de la igualdad y de los valores femeninos, frente a la oferta, sin adjetivaciones, de la degradación y de la subsistencia con el cuerpo como único recurso.
Era, o es, un debate ético resuelto en el citado periódico con la supresión de un escaparate. Una decisión basada en la defensa de los derechos de la mujeres, titulaba al dar cuenta de la determinación editorial, fundamentada en las propias quejas de sus lectores. Es difícilmente compatibilizar informaciones o mensajes que resumen condena o dignidad con páginas donde se anuncia el consumo de sexo, invitando, por tanto, a mercadear y a fomentar las prácticas que, salvo excepciones, agrandan el negocio que tantos aspectos turbios ha ofrecido y ofrece.
Cierto que la prostitución no es ilegal en nuestro país pero algunas modificaciones han puesto de relieve que un problema como la trata de seres humanos merece el rigor de la penalización. Este dato aportado por el mismo periódico, el rescate de cuatro mil trescientas víctimas de la explotación sexual en el quinquenio 2012-16, es revelador de la complejidad del fenómeno.
A ello hay que añadir el hecho de que una gran mayoría de mujeres ofrecen su servicios sexuales a partir de una situación de práctica o real esclavitud. Las noticias de operativos policiales desmontando tramas y redes en las que figuraban personas de muy distintas nacionalidades y de distintos grupos de edades inciden en la globalización del problema y en las dificultades para hallar una solución eficaz a factores intrínsecos como la trata de personas para la explotación sexual, la prostitución de menores o el proxenetismo.
El País ha cortado por lo sano después de una profunda investigación en las raíces del problema y de haber contrastado centenares de estudios y opiniones que aconsejaban una decisión coherente, no solo con su línea editorial sino con los comportamientos de una sociedad que encara el porvenir con necesidad de romper ciertos estereotipos. Esta determinación no erradica la prostitución y sus derivados pero contribuye a la dignificación y a la toma de conciencia. Es un paso que alguien debía dar. Lo ha hecho, además, en la dirección adecuada y ojalá sirva de modo ejemplarizante. Por encima de todo, la dignidad.

martes, 8 de agosto de 2017

OLIVA, UN EJEMPLO, UN GRANDE DE VERDAD

Han homenajeado en vísperas del 47 Trofeo Teide de fútbol (que ahora, por aquello del patrocinio, se llamará Teide Markomilk: un poco raro suena) a Antonio Oliva Ávila (Los Realejos, 1936), junto al colaborador Jonay Martín.
Es un acto de estricta justicia: si alguien del norte vinculado al fútbol merece un reconocimiento, ese es Oliva, a quien conocimos hace muchísimos años, siendo niños, cuando nos acercábamos, libreta en mano, a pedir la alineación del realejero infantil San Agustín, uno de los equipos que entenó. Aquella atención, aquella comprensión con el chiquillo que quería ser cronista, era la mejor expresión de su bonhomía, acreditada sobradamente en toda su trayectoria posterior.
Ya no quedan futboleros así, es decir, personas que viven desde dentro su pasión por el fútbol pero también por la vida, enseñando, entrenando, escuchando y ayudando a los demás; orientando y guiando a quienes anden en proceso de formación; aconsejando sobre cómo conducirse en la cancha y fuera de ella; aguantando desplantes y ordinarieces o comportamientos antideportivos.
Oliva ha sido uno de esos románticos que exprimió el fútbol sin que se notara, sin ánimo de lucro, sin otra aspiración que la de hacerlo mejor, más llevadero y más didáctico, especialmente en las categorías de base.
Ese homenaje, por tanto, es más que merecido. Iba para árbitro pero su talante difícilmente podía soportar los improperios, así que prefirió los espacios acotados para entrenar, las casetas limitadas, los banquillos (donde había) y las botellas de agua como primer auxilio. Siempre educado, siempre mesurado. Tanto, que a veces ni se escuchaba su voz alentando o dando indicaciones. La figura de Antonio Oliva recorrió los campos tinerfeños: generaciones de jugadores le deben las primeras enseñanzas, las primeras tácticas, los primeros desempeños en cualquier demarcación.
Otro realejero inolvidable, Santiago Palmero, que hizo de informador y de dirigente, dejó constancia de sus primeros afanes en el campo del barranco (actual colegio Agustín Espinosa): “Allí veló sus primeras armas como entrenador de fútbol, en las peores condiciones que cabe imaginarse. A veces era el balón roto. Otras, la incomodidad del medio. Sin embargo, aquel pedregoso y probre terreno fue rico vivero durante años de buenos jugadores y mejores deportistas”.
Oliva se fue haciendo a sí mismo. Buscaba huecos en la carpintería donde trabajaba para esmerarse en su formación como preparador de fútbol y logró titularse como tal. Siempre humilde, atento, correcto... De esas cualidades saben mucho no solo en su Realejos del alma sino también en La Orotava y en La Vera. En Icod y en San Juan de la Rambla, lugares donde también entrenó. En el sector Longuera-Toscal fue un baluarte decisivo para que fructificara aquel serio proyecto de escuela de fútbol que aún aporta frutos. Saludaba a todos y todos le saludaban porque veían en él no solo al caballero del deporte sino a la persona cabal que nunca se enfadaba y que siempre obtenía una enseñanza de cada situación.
Este reconocimiento de la organización de una de las competiciones veraniegas más llamativas de España es más que merecido. Si alguien se hizo acreedor de ese tributo, por todas sus cualidades y la modestia con que ha atesorado uno de los más completos saberes del fútbol norteño, ese es Antonio Oliva, el entrenador que difícilmente decía 'no' o reprochaba a los árbitros alguna decisión o le decía a los juveniles que más importante que el balón era terminar los estudios.
Oliva, un ejemplo, un grande de verdad.

lunes, 7 de agosto de 2017

LAS BRECHAS DEL FÚTBOL

El fútbol está aquí de nuevo, con solución de continuidad, pese a todas las circunstancias concurrentes. El fútbol abre brechas colosales como esa del importe del traspaso de Neymar, ahora deslumbrante en París, por importe de doscientos veintidós millones de euros, cláusula de rescisión mediante; y la supresión de las ayudas económicas que concedía la Federación Interinsular Tinerfeña de Fútbol a los clubes que habrían de afrontar desplazamientos entre islas en sus respectivas competiciones, hecho que significará una auténtica convulsión hasta hacerlas peligrar pues cabe dudar que los afectados estén en disposición de hacer frente a todas esas obligaciones.

Ahí está la brecha. Un mercado para el que no hay límites y que resuelve los problemas del negocio a base de inextricables operaciones económico-financieras que ponen al desnudo los hilos de habilidades ingenieriles y múltiples aristas sobre la ética en ese mercado, en las estructuras sobre las que está asentado y en las influencias en los comportamientos en esa sociedad a la que da igual cien que doscientos millones. La falta de escrúpulos hace todo lo demás. ¿No va a haber corrupción? Pues claro que sí. El mercado o el negocio es un círculo vicioso que quiere escapar a controles del fisco o de los órganos que sea. Claro que vale todo. Hasta que alguien pincha, se desvía, incumple o infringe y entonces las aguas turbias se agitan y despiden un olor nauseabundo que se tapa con otro fichaje, con el incremento de los derechos de imagen, con la insostenibilidad de algunos cargos ejecutivos y con más merchandising. ¿Quién dijo ética? Que ruede el balón.

Difícil será que lo haga en el fútbol tinerfeño de base. Esa es otra brecha cuya profundidad no es mensurable hasta contrastar las consecuencias derivadas de la eliminación del cincuenta por ciento que muchos clubes percibían para poder competir estre islas o, incluso, viajar a la península. Poco menos que un cataclismo. La Operación Soule de policía y tribunales para sanear los entresijos del fútbol español ha desencadenado vientos muy desfavorables. Como siempre, pagan los menos pudientes, los más necesitados. La comunicación federativa a los clubes justifica la medida debida “a la excepcional situación que se está viviendo en el seno de la Real Federación Española de Fútbol”. Casi nada. Con razón, nada más ser conocida, sonaron tambores de retirada de equipos de todas las categorías. La brecha ahonda en tanto afloran desde autos judiciales contundentes tratamientos de favor y propiciadores de desequilibrio.

Unos con tanto y otros con tan poco. Esos son los demoledores efectos de no saber administrar o de gestionar al estilo compadre sobre bases artificiales, sospechando que en las entrañas del negocio, allí donde la palabra ética está proscrita, los vicios avanzan incontenibles pudriendo el sistema aunque se beneficien unos pocos.

Las brechas están ahí. A la espera de su majestad el gol.

P.S. Muy recomendable la lectura de una entrada de Jesús Bengoechea en el sitio digital La Galerna. El titular es significativo: “Lo más grave de Villar podría estar por salir”.




sábado, 5 de agosto de 2017

PENDIENTES EN QUINTANA

El presidente del Cabildo Insular de Tenerife, Carlos Alonso, en ocasión de la recepción de las obras de reacondicionamiento de la calle Quintana, ha vuelto a solicitar una mayor implicación del sector comercial del Puerto de la Cruz para mejorar el destino turístico.
A ver si hay respuesta. A ver si la apelación permite conocer, al menos, la supervivencia de agentes y entidades vinculadas al sector, en otros tiempos más activas y contestatarias en lo que al desarrollo municipal respecta.
Y un segundo aspecto de la inspección final de los trabajos en la céntrica arteria peatonal: habrán reparado en la necesidad de trasladar, a su emplazamiento más o menos originario, un quiosco/librería se supone que provisionalmente instalado en el interior de la plaza de la Iglesia. No es por nada: simplemente porque tapona y deja en buena medida invisible el busto de Agustín de Betancourt, uno de los genios portuenses que en el mundo han sido. Busto cuya base, por cierto, fue remodelada no hace mucho tiempo.
Después, confiemos en que la ocupación de la vía no se deslice por la senda del desmadre.

viernes, 4 de agosto de 2017

VERTIDOS

El pueblo tinerfeño se merece una explicación, claro que sí, inclusiva de cómo tiene que comportarse, en plan didáctico y tal, para poner freno a la que es una auténtica calamidad pública: cincuenta y siete millones de litros de agua sin depurar se vierten al mar diariamente. Pero las administraciones competentes y las compañías especializadas, las que cuidan -un suponer- de ciclos integrales del agua, de tratamientos y depuración de residuales, de redes de saneamiento, tienen que participar activamente, primero con auditorías públicas, sometidas a control y exámenes transparentes, y luego con actualización y mejora de tecnología y recursos para contrastar si es posible esa cantinela de optimizar los rendimientos. Que para eso cobran.

El pueblo tinerfeño se merece una explicación de lo que está pasando, de las consecuencias y de lo que hay que hacer en el futuro para frenar el agravamiento de esta situación. Si el problema de la movilidad o de las carreteras es importante, el de los vertidos directos al mar, con un efecto contaminante demoledor, no lo es menos. ¿Qué ocurre? Que el primero, tantos coches, tantos atascos, es visible; y el otro, subsuelo, submarinismo, no. Pero ya hay playas que se cierran -aunque la aparición de microalgas se deba más bien al cambio climático- y proliferen las campañas de limpieza de fondos marinos para sentirnos todos avergonzados. Le estamos haciendo un daño al mar, a la naturaleza, inconmensurable. No puede ocurrir que se siga hablando de sol y playa o que se presuma de inigualables zonas de litoral cuando sistemáticamente los vertidos se convierten en una agresión. Silenciosa e invisible (cada vez menos) pero nociva, muy nociva.

Cargos públicos de la formación 'Podemos Sí se Puede' dieron a conocer recientemente unos registros sonrojantes. Están avalados por la viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias y la Universidad de La Laguna. A los cincuenta y siete millones de litros enviados sin depurar, hay que añadir, según un censo disponible, que en Tenerife hay ciento setenta puntos donde se vierten al mar aguas residuales, de los que ciento veinte carecen de autorización para hacerlo. Esto implica que en la isla solo se vierten algo más de dos millones de litros de agua correctamente procesada mientras que el noventa y seis por ciento del total incumple la directiva europea que rige en este ámbito. Muy preocupante.

Hasta el punto de concluir que algo hay que hacer. Pero ya. La desidia en esta asignatura, por parte de todos los organismos y los actores sociales, es cada vez más contraproducente. Porque equivale a un aumento de la contaminación que significará un duro golpe a las condiciones de vida de los habitantes y a las de disfrute de millones de visitantes. Un bien tan preciado merece otro comportamiento de responsables institucionales. La situación ha desbordado la capacidad de respuesta. Pasa el tiempo y no se ve reacción alguna. Al contrario, nuevas leyes para explotar más el suelo. O sea, más servicios. Pensemos, simplemente, en eso: en que la capacidad de carga no es infinita.

jueves, 3 de agosto de 2017

BALANZA TURÍSTICA

Según datos del Banco de España, los ingresos por turismo extranjero en nuestro país alcanzaron, de enero a mayo del presente año, los diecinueve mil cien millones de euros, es decir, un incremento interanual del 11,5 %. La interpretación que se hace a partir de la balanza de pagos es que tales ingresos crecen más rápido que el año anterior. Hay más visitantes y han subido los precios, serían las explicaciones lógicas de los incrementos. Sin embargo, la ratio de ingresos por turistas, si bien ha mejorado, no es para deslumbrar, según los expertos.
El caso es que cuando se ha vaticinado un verano excepcional y todo da a entender que 2017 será un año de nuevos récords en la llegada de visitantes,
las cifras y los porcentajes dan a entender la evolución del sector. Sin embargo, ya se ha desatado en algunas comunidades la turismofobia, de la que hablaremos en otro momento, hecho que prueba la necesidad de informar y sensibilizar a la población local de los destinos turísticos de la importancia que significa cualificar su modelo o su oferta con opciones que reflejen comportamientos éticos y humanos apropiados. Si el turismo es un sostén básico de la productividad económica, hay que tratarlo como un bien.
España recibió, en el citado período enero-mayo de 2017, casi veintiocho millones de viajeros internacionales. En números relativos, un 11,6 %, cantidad muy similar en los aumentos en ingresos por turismo. Del análisis estadístico se desprende que la correlación no fue la misma en 2016, cuando los ingresos crecieron a un ritmo menor.
De ahí que, para explicar que no se desate la euforia, sea necesario comparar el ratio de ingresos por turista. Es decir, si se dividen los ingresos por turismo extranjero entre el número de llegadas, se observa que en los cinco primeros meses del año la ratio es de 683 euros por viajero. Este gasto turístico supera ligeramente los 679 euros registrados durante el mismo período del año anterior. A pesar de ello, la cifra del presente ejercicio queda por debajo de los 720 euros/turista que fue computada en los cinco primeros meses del año 2015.
Atentos entonces al incremento de llegadas y al de los precios en establecimientos hoteleros, para contrastar si las políticas que se están aplicando son las más apropiadas y si están repercutiendo en una oferta más dinámica y cualificada o permiten vislumbrar la generación de empleo y hasta mejorar las condiciones laborales de los empleados del sector.

miércoles, 2 de agosto de 2017

CANCELACIÓN, SÍ; PERO A QUÉ COSTA...

Lope Afonso y Sandra Rodríguez, alcalde y primer teniente de alcalde del Puerto de la Cruz, sonríen ante las cámaras y rompen un papel en el que se lee, en mayúsculas, la palabra DEUDA. Las escenificaciones son libres. Allá cada quien con las suyas. Sobre el papel, esta es una buena noticia y el gobierno local, tras una primera mitad del mandato, muy cuestionado en su eficacia, está necesitado de ellas. Quedan por ver ahora las repercusiones positivas de la cancelación de la deuda bancaria, motivo de la gráfica sonrisa acompañada del gesto edilicio.
Hasta entonces, habrá que preguntarse si está hecho para la galería y lucir músculo de buena gestión o si es el fruto del cumplimiento de la normativa que obligaba -y obliga- a las entidades locales a reequilibrar sus cuentas públicas. De verdad, no es nuestra intención amargar una felicidad siquiera efímera; pero, de acuerdo con la información disponible y los exiguos conocimientos que tenemos, hay hechos teóricos que, en la complejidad económica y financiera del ayuntamiento del Puerto de la Cruz, sugieren un análisis más sosegado.
Veamos. Con la reforma de la Constitución, en su artículo 135, se establecía la aprobación de la Ley Orgánica 2/2012, de 27 de abril, de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, que marcó un antes y un después en lo concerniente a la regulación del gasto en el ámbito de las administraciones públicas. El artículo 135.3, reformado, determina que el Estado y las Comunidades Autónomas habrán de estar autorizados por ley para emitir deuda pública o contraer crédito.
Los créditos para satisfacer los intereses y el capital de la deuda pública de las Administraciones se entenderán siempre incluidos en el estado de gastos de sus presupuestos y su pago gozará de prioridad absoluta. Estos créditos no podrán ser objeto de enmienda o modificación, mientras se ajusten a las condiciones de la ley de emisión. Entonces, si el volumen de deuda pública del conjunto de las Administraciones Públicas en relación con el Producto Interior Bruto (PIB) del Estado no podrá superar el valor de referencia establecido en el Tratado de funcionamiento de la Unión Europea, la conclusión salta a la vista: los intereses de la deuda y su pago serán de primera prioridad, no como antes de la normativa, cuando los pagos preferentes eran los de la nómina de personal.
Hoy en día, hay una queja general de las administraciones públicas locales, motivada por los excedentes de tesorería que tienen la mayoría de las mismas, generados por los remanentes de tesorería positivos con los que se viene liquidando los respectivos presupuestos. Hay mayores ingresos por la evolución tendencial de los mismos (más unidades fiscales, incrementos de los diferentes tributos motivados por la aprobación de los planes económicos financieros, actualizaciones y otros factores) pero los gastos no crecen en la misma proporción.
Con la entrada en vigor de la citada Ley Orgánica, todas las administraciones públicas tienen un techo de gasto, establecido por el Gobierno y que no se puede sobrepasar. En caso de incumplir con la estabilidad presupuestaria, se tendría que elaborar un plan económico-financiero, como es el caso del Ayuntamiento portuense.
Los remanentes de tesorería se pueden destinar a inversiones financieramente sostenibles y a la amortización de deuda para que estos gastos no sean computados en el cálculo de la regla de gasto y en la estabilidad presupuestaria, por los ajustes que se hacen al liquidar los presupuestos.
Siguiendo un esquema lógico, a la vista de la situación económico-financiera del Ayuntamiento del Puerto de la Cruz, no había otra alternativa que la llevada a cabo dada la obligatoriedad del cumplimiento de la normativa con el fin de evitar una intervención del ministerio correspondiente que habría de ser dirigida, si no estamos equivocados, por una gestora. Se evitó el trance, de acuerdo, pero ahí entramos en el terreno de los costes de las decisiones adoptadas que han sufrido los ciudadanos. Es decir, si había margen hasta el año 2023, ¿por qué estas prisas ahora? ¿Por qué los niveles de presión fiscal que ahora se quiere rebajar? La merma de algunos servicios básicos que presta el Ayuntamiento y la evidente pérdida de la calidad de vida, así como la reducción de partidas presupuestarias (a costa incluso de conveniencias políticas), han sido, entre otras, las consecuencias que padeció la ciudadanía portuense. ¿Pudo ser menor la carga fiscal soportada? Siempre es difícil responder a esta interrogante pero, atendiendo a las manifestaciones de miembros del gobierno local, en las que presumían de los datos que figuran en las liquidaciones de los últimos ejercicios presupuestarios, la contestación sería afirmativa. Sirva como ejemplo una de las discrepancias entre Coalición Canaria y Partido Popular para formalizar una alianza de gobierno en el ámbito autonómico: mientras los conservadores se empeñaron en reducir los tipos impositivos del IGIC, la consejera del ramo fijó posición en su partido que se negó “porque habría que rebajar gastos”, dada la disminución que se produciría en la recaudación.
El caso es que el Partido Popular (PP), a excepción del ciclo 1999-2003, participa en el gobierno local desde 1995. Incluso probó con el PSOE, durante dos años en el mandato 2007-11. La deuda municipal ha sido contraída, pues, con sus políticas y sus decisiones. Ello induce una consideración: al pueblo no le preguntaron si preferían pagar una deuda generada por ellos mismos en 2017 o en 2023.
En definitiva, habrá que aguardar para verificar si los presupuestos del año próximo -recordemos que ahora mismo funcionan con unos prorrogados- se consignan todas las medidas anunciadas en la feliz rueda de prensa, para contrastar si se alivian las cargas, si los trabajadores no ven más recortadas sus conquistas, si hay margen para inversiones, si se tiene la misma diligencia que ahora para solucionar la intrincada situación de la empresa pública y para acabar con el clientelismo que la envuelve y que parece no tener fin.
Igual siguen sonriendo y rompiendo papeles para la ocasión.

martes, 1 de agosto de 2017

MEDIO SIGLO: DEL TERREMOTO A LA CONSTITUYENTE

El mismo día que la revolución bolivariana derramaba más sangre con tal de prolongarla en su viaje a ninguna parte, se cumplían cincuenta años del violento terremoto que azótó el litoral venezolano y la ciudad de Caracas. La coincidencia inspira una reflexión sobre los modos de comunicar y las diferencias visibles.

Quedó dicho: el seismo tuvo un especial impacto. Eran muchas la familias con parientes en el país sudamericano y se trataba de saber qué había pasado y en qué estado se encontraban. En la memoria personal se almacenan los recuerdos de aquel gran problema: las dificultades para comunicar, para disponer de información.

En la evocación de hace unos años sobre este mismo asunto, escribimos que “las líneas telefónicas, como consecuencia del seismo, se habían visto afectadas. La marcación automática directa estaba muy restringida. Y entonces surgieron las alternativas: Radio Nacional de España, por ejemplo, a través de su centro emisor del Atlántico, en Santa Cruz de Tenerife, estableció un servicio especial de identificación de personas que habían facilitado su identidad al consulado o a la embajada de España, dando cuenta de su estado. Otra vez la radio como servicio público, como medio directo de saber la suerte de los demás, de amigos y familiares. Largas horas ante los receptores escuchando con atención y aplausos de júbilo cuando nombraban al ser querido que se encontraba bien o fuera de peligro. Después, las llamadas telefónicas de quienes participaban de ese contento.

El otro gran canal de comunicación fue el de los radioaficionados cuyo papel, en esa y en otras catástrofes, ha resultado decisivo. Se buscaba un contacto, a alguien que dispusiera de emisora y que, en noches y transmisiones interminables, conectara con algún colega, le facilitara dirección o teléfono y le requiriese información. En Caracas y en cualquier otro punto del país”.

En aquellas fechas -escribíamos- pudimos contrastar personalmente el valor de la comunicación y de la interactividad, de modo que si ya había vocación, aquella situación terminó de consolidarla y de inclinar la ocupación del futuro. 
Porque no sólo era saber sino sortear todos los obstáculos y todas las circunstancias para conocer. Comparadas con las actuales, las comunicaciones convencionales de entonces eran arcaicas y muy limitadas en su accesibilidad. De ahí la importancia de los radioaficionados que veían amanecer o llegaban tarde a sus trabajos facilitando sus indicativos y luciendo orgullosos las notas o las postales en las que dejaban constancia de haber sabido la suerte de paisanos, amigos y familiares. Eran las célebres ruedas en las que se hablaba lo justo, sin bromas y sin rivalidades.

Los acontecimientos más recientes en el país hermano -nada que ver con movimientos telúricos- nos han permitido apreciar los contrastes en la comunicación. Dando por sobreentendidos los avances tecnológicos, el acceso rápido y directo a distintos canales ha propiciado seguir aquéllos prácticamente en vivo, on line, en tiempo real. La inmediatez, esa clave. Nada que ver con aquella zozobra y aquella incertidumbre de mediados los años sesenta del pasado siglo. Y lo que es más: con imágenes. Si entonces fueron horas y horas, y días, pendientes del transistor o del teléfono, ahora han sido horas y horas ante la pantalla asistiendo desde la distancia a una crudelísima etapa de la historia de Venezuela. Ha transcurrido medio siglo.

Entonces, días y noches de incertidumbre pero también de profunda atracción ante el entonces muy limitado poder de la comunicación. El actual, todo lo contrario, ha propiciado, desde otras perspectivas, igual o superior interés. Ha pasado medio siglo. Estamos tan cerca...