viernes, 22 de septiembre de 2017

ABUELOS EJERCIENTES

La antropóloga estadounidense Margaret Mead, precursora en la utilización del concepto 'género', determinante en los estudios y las luchas feministas, escribió que “todo el mundo necesita tener acceso a abuelos y nietos para ser un ser humano completo”. Las circunstancias concurrentes en la crisis que no termina de irse han puesto de relieve el papel de los abuelos en una sociedad que durante muchos años ha visto y padecido pérdidas de empleo, recortes de recursos o merma de ingresos. Los abuelos han venido a ser soporte decisivo de no pocas unidades familiares y han contribuido decisivamente, en muchos casos, al mantenimiento de los hogares. Gracias a sus pensiones y ahorros (al menos los que pudieron conservarlos y no fueron objeto de saqueo), han podido salir adelante. Entonces es cuando muchos hijos y las familias políticas entendieron bien esa frase de Mead: han sido seres humanos completos.

Es verdad que la sociedad de nuestros días respeta muy poco (a veces, nada) los valores de la sabiduría y la experiencia que atesoran las personas mayores. El que se haya intensificado últimamente la relación entre abuelos y nietos -los primeros han tenido que suplir a los padres en muchísimos casos- ha revalorizado, de alguna manera, el papel de los primeros, aunque sea en estancias cortas o períodos vacacionales, no digamos cuando la convivencia es bajo un mismo techo, intensa o duradera. Ese rol tiene un indudable beneficio para los nietos: serían los depositarios del caudal de conocimientos y experiencias que han acumulado los abuelos. Estos son vistos hoy, acompañándoles, en casi todas partes: en consultas médicas, en actos públicos, en parques, en estaciones o paradas de guaguas y hasta en charlas de comunidades educativas o profesionales. El aumento de las expectativas de vida favorece el desempeño y hasta las responsabilidades de los mayores.

Curioso también el comportamiento de abuelos y nietos durante el tiempo de vacaciones en familia. Un sitio web turístico, jetcost.es, ha publicado un estudio demoscópico, realizado entre tres mil abuelos, mayores de cincuenta años, de seis nacionalidades (entre ellas, la española) y que, al menos, tienen un nieto menor de quince años con el que han estado de vacaciones. Tres cuartas partes de los encuestados, el 74 %, respondió afirmativamente a la pregunta de si habían ido de vacaciones con los nietos. Dos tercios de los abuelos, el 65 %, admitió que abonaba todos los gastos. El precio medio pagado por niño (en España) de todos los gastos se situó en torno a los seiscientos cuatro euros.

Y volviendo al principio: por qué estas vacaciones sin los padres. Las respuestas de la encuesta van en tres grupos: a) Sus padres no tenían vacaciones suficientes para poder participar en las vacaciones en familia (48 %); b) Los padres no podían permitirse llevarlos de vacaciones, así que lo hicieron los abuelos en un 33 % ; y c) De ese modo los padres tenían unos días para ellos mismos (26 %).

Con los resultados en la mesa, se trata ahora de valorar si estas tendencias se prolongan porque tampoco parece positivo que todas las responsabilidades recaigan sobre los abuelos, no sea que al final su ejercicio se convierta, poco menos, en una profesión.

jueves, 21 de septiembre de 2017

LAS CABEZAS. REFRESCAR LA MEMORIA

Los servicios municipales están sustituyendo algunas piezas del vallado que circunda el distribuidor de tráfico de Las Cabezas, un importante nudo de comunicación de salida y acceso a la ciudad del Puerto de la Cruz. No es que sea una obra deslumbrante y quizá por esa misma razón el gobierno local no se ha apresurado a exaltarla; pero era tan visible el deterioro -incluso con evidentes riesgos para la integridad física de usuarios y peatones- que es consecuente destacar esta actuación que debería inscribirse en las tareas propias del mantenimiento, lamentablemente las que más quejas inspiran en sectores sociales, sin duda por sus limitaciones o su inexistencia.
Además, en este blog nos hemos ocupado en reiteradas ocasiones del asunto. En efecto, tirando de archivo comprobamos que desde julio de 2014 ya veníamos reivindicando el debido cuidado. Entonces, en una entrada titulada “Nadie se ocupará de las vallas hasta que pase algo”, escribíamos:
La misma sensación que anida en la calle Las Cabezas y en la vía que desemboca en el distribuidor de tráfico del mismo nombre. Vallas oxidadas, despintadas, arrancadas… El impacto, no solo antiestético, es evidente.
Casi dos años después, en abril de 2016, bajo el título “¡Arreglen esa valla!”, insistíamos con detalle:
Está tan despintada, tan dañada, tan afectada por la corrosión, tan oxidada… que nadie se apiada de ella. Es la valla del distribuidor de tráfico de Las Cabezas en el Puerto de la Cruz, por la que discurren a diario centenares de coches y de viandantes. Conexiones a cinco vías. Pero nadie parece haber advertido los desconches y los efectos de la erosión. Y es como si ningún concejal, ningún policía, ningún funcionario, nadie de personal laboral municipal, ningún militante de partido político en disposición de hacer méritos haya recorrido el pulpo y sus alrededores y se haya percatado del penoso estado en uno de los principales accesos de la ciudad. La valla metálica se va quedando sin soportes; ni siquiera aquella elemental de la avenida de Colón, en Martiánez, cuando el bum turístico, sufrió tanto desdén. Que alguien haga algo. Que ese alguien sienta vergüenza propia y acredite unos mínimos de sensibilidad para enlucir esa valla, sustituyéndola o repintándola… algo, con tal de corregir ese aspecto tan horripilante, esa evidente falta de mantenimiento, otra prueba de la decadencia. Doméstica, si se quiere; pero visible y criticable. Unas brochas y unos kilos de pintura, por favor. Es para deprimirse, de verdad.
20 de mayo de 2017. Desde la concejalía de Urbanismo del Ayuntamiento portuense se anuncia una variación sustancial en la fisonomía del distribuidor como consecuencia de la aparición de una grieta en una pared lateral del distribuidor. El Cabildo Insular quiere afrontar una actuación de notable mejora en la carretera TF-312, desde la Punta de la carretera hasta Las Arenas. El final de la entrada titulada “Distribuidor de Las Cabezas” era bastante ilustrativo para saber qué ha pasado después de aquella fecha:
Habrá que permanecer, pues, vigilantes, por si la grieta descubierta implica los riesgos que ahora mismo no se detectan. Y como ya se anuncia que la actuación puede ser larga, la cuestión es acometer la reposición o la reparación de las barandas que circundan al distribuidor cuyo aspecto es cada día peor. Las denuncias hechas en varias ocasiones sobre su deterioro y desperfectos no han servido de nada, pese a que la peligrosidad salta a la vista. Y si no, que se contraste con una valla de tráfico colocada en una las colgantes sobre la zona ajardinada. Los meses que transcurrieron para reparar la débil estructura que separa una urbanización cercana de la propia carretera obligan a poner atención en ese barandal maltrecho e impropio para uno de los principales accesos al centro de la ciudad.
Hasta que el 29 de julio pasado, después de ponderar la recuperación del súbitamente desaparecido balcón del hotel Marquesa, y dando un toque a la autovía del este cuyo proyecto de remodelación fue anunciado semanas después, bajo el título “De balcón y vallas”, escribíamos:
Y ya que andamos con hechos visibles en los paseos vespertinos de vísperas vacacionales, reiteremos el antiestético y peligroso aspecto que presentan las vallas de dos vías de acceso al centro de la ciudad. Hablamos del distribuidor de tráfico de Las Cabezas, cuyo barandal se aprecia visiblmente dañado, hasta el punto de que algunas piezas, oxidadas, despintadas y arrancadas, ya no forman parte del conjunto. Lo peor es que las han dejado a un lado tras la colocación de unas frágiles cintas aislantes de la policía. En otro hueco, más próximo al comienzo de la calle Blanco, han instalado una valla de tráfico que no hace falta decir cómo impacta. Ya nos hemos ocupado del proyecto de infraestructura que sustituirá la actual fisonomía de la carretera de Las Arenas (TF-132) pero hasta que sea aprobado y se ejecute, no sobra un arreglo -eso que se conoce comúnmente por lavado de cara- de esa zona tan transitada en la que abundan, además, los espacios ajardinados. ¿Y qué decir del paseo lateral de la vía del túnel de Martiánez? Cuidado, mucho cuidado porque cada vez representa mayor peligrosidad. Y no son pocos los turistas y viandantes que circulan por el sector, incluso de noche. Las quejas en las redes sociales no han surtido efecto, por ahora. La valla, a la vista de los daños, poco o nada protege. Así lleva meses. Alguien debería decirle a 'papá Cabildo' que instalen una nueva.
Bueno, ahora que sustituyen el vallado, que sirva al menos para refrescar la memoria. Y si se resuelve el problema, con ánimo constructivo, mejor.

miércoles, 20 de septiembre de 2017

PENSIONES: AUMENTO POR ENCIMA DE LOS PRECIOS



En vísperas del estallido de Catalunya, se estarán iniciando en España unas marchas por las pensiones dignas que se prolongarán hasta el 9 del próximo mes de octubre. En pleno otoño, pues, habrá que medir la respuesta ciudadana porque el asunto, desde hace unos años, inquieta a millones de ciudadanos, tanto a los que ya las perciben como a quienes van a engrosar las clases pasivas. Ya saben: la pérdida del poder adquisitivo.
Ha sido la Unión General de Trabajadores (UGT) la que acaba de poner el dedo en la llaga: señala en un informe que, desde 2013, las pensiones han perdido un 3,5 % del poder de compra y que se prolongará esa tendencia pues los precios soben un 1,6 5 frente al incremento de las pensiones aprobado para este año cifrado en un 0,25 %. De continuar a ese ritmo, hasta 2022 habrán perdido otro 9,5% de poder de compra.
El estudio de la central sindical apunta que “los pensionistas se están empobreciendo porque el incremento de las pensiones fijado por el Gobierno, el mínimo fijado por ley, es totalmente insuficiente”. Claro: si la subida es de 1,62 euros de media al mes para la pensión más habitual, que se cifra en torno a los seiscientos cincuenta euros, es evidente que queda por debajo de la subida de los precios. De ahí, la conclusión: se está condenando a más de nueve millones de pensionistas “a más pobreza y más desigualdad”.
La UGT viene insistiendo hace tiempo en la necesidad de derogar la reforma aplicada en su día por el Gobierno, por entender que perpetúa la reducción sistemática de las pensiones y condena a los perceptores a vivir en la pobreza. Desde entonces, cada vez que se da un golpe a la popularmente conocida como ‘hucha de las pensiones’, los jubilados y pensionistas sienten una especie de zarpazo, primero porque ya predomina la idea de la insostenibilidad del sistema; y segundo, porque lo sienten como otro freno explícito de su incremento. “Somos más pobres, no tengas duda”, decía un anciano a otro en el curso de un reportaje televisivo emitido recientemente.
La alternativa ugetista, de difícil viabilidad mientras el ejecutivo no modifique los criterios, consiste en aumentar las pensiones de acuerdo con la inflación, además de introducir una cláusula de revisión que garantice el incremento, en caso de desviación al alza de la inflación real para que los pensionistas no vean disminuido su poder adquisitivo. Tiene razón UGT pensando en la viabilidad del sistema público y por ello promovió una Proposición de Ley que terminó siendo aprobada por una mayoría parlamentaria de ciento setenta y ocho diputados de modo que las pensiones aumenten este año por encima de los precios.
Próximos Presupuestos Generales del Estado: conoceremos los cálculos y las respuestas del Gobierno de España.

martes, 19 de septiembre de 2017

UNTITLED (SIN TÍTULO)



La inmensidad artística contemporánea cuestiona el espacio autónomo del arte, aquel que está legitimado por el academicismo y la industria, abriendo sitio a diversos sentidos para la creación y el sentimiento, estableciendo así la relación entre el arte y la política, el arte y la economía, el arte y la pedagogía, por citar algunas disciplinas.
De esa forma, se promueven actitudes críticas y se intensifica la pregunta por sus prácticas. En consecuencia, la potencialidad del arte para el diálogo -damos por hecho que es constitutiva de lo estético- invita a debatir en torno a las apreciaciones que va sugiriendo en ámbitos diversos.
Llegamos así a una suerte de heterodoxia artística que, conocida la personalidad y la trayectoria de los autores que aquí comparecen, UNTITLED (Sin título), es una atinada síntesis que hace honor, además, al nombre del espacio en el que nos encontramos, un museo de arte contemporáneo.
A ver si la ‘presentación exprés’ encargada por Imeldo Bello hace honor a tan peculiar colectiva que anima la resistencia a marcharse del verano portuense, alterado esta misma mañana con truenos y relámpagos. Acaso querían anticipar el éxito de la convocatoria. Bueno, o ser, sin más, elemento medioambientalista de la cosa.
Sin ser un grupo homogéneo, sin uniones de similitud en algunos aspectos, con hallazgos y conexiones de amistad, con lazos de cariño por sus personalidades y sus trabajos,  se ha venido tejiendo y agrandando un grupo que toma esa denominación, UNTITLED, para ser cómplices  en querer exponer las creaciones  artísticas de escultura, fotografía y pintura.
Empezaron siendo  cuatro componentes: Celestino González (fotógrafo), Julio Espinosa (escultor y pintor), Pedri González (pintor) e  Imeldo Bello (pintor y fotógrafo). Pero actualmente se ha agrandado con dos nuevos componentes Paco G. Palmero (escultor y ceramista) y Alex Carballo (pintor grafitero).
¡Larga vida, artistas!
Conociendo bien a Imeldo, si se le preguntase por esta iniciativa, seguro que diría como que todo ocurre por algo que ni controlamos ni entendemos, existiendo una interconexión de grupo algo disparatada. Los encuentros han sido paulatinos porque detrás de cada uno hay chorros de sensibilidad y nos importa el acercarnos sin repelo, con nuestras diferencias.
Entonces, no pretenden tener un objetivo ni un fin. Solo llegar, sin proponérselo, a la nada e irse superando en su doble condición de personas y artistas. Y a la vez, divirtiéndose.
Los creadores expresan sus conocimientos y sus habilidades, observan e interpretan la realidad, dan rienda a la imaginación, al abstracto, a la visión insólita, al modelaje, a la sublimidad grafitera… Están persuadidos de que sus criaturas no deberían tener dueño, habría que difundirlas y divulgarlas para que los demás se beneficien, enriqueciéndose espiritualmente y ayudándoles a crecer.
¿Cómo se las arreglarán?, se estarán preguntando quienes les conocen y quienes les están descubriendo en esa colección. Hicimos pregunta periodística, picados por la curiosidad. E Imeldo respondió: “La convivencia requiere resolver las contradicciones entre la independencia individual y colectiva y es fundamental tener conocimiento para poder disfrutarnos. Inventando con creatividad producimos y construimos historias y  a la vez destruimos  nuestras cobardías constantemente y es fabuloso fantasear porque nos traslada a desarrollar conciencia, desapareciendo prejuicios implícitos”.
La respuesta podría valer para completar esta breve introducción pero la heterodoxia de la que hablamos nos inspira una breve reflexión final: la belleza, lo feo, lo grotesco, lo sublime, lo cómico, lo espléndido, y siempre, en todo caso, lo original, solo existen en la mente humana y el arte desempeña un papel determinante en su conocimiento y desarrollo.
Hagamos que se impregne, que fluya, que invada nuestros apetitos.
(Texto leído en la apertura de la exposición UNTITLED en el Museo de Arte Contemporáneo del Puerto de la Cruz el 15 de septiembre de 2017).

lunes, 18 de septiembre de 2017

MÁS PRODUCTIVIDAD PERO MENOS CAPACIDAD SALARIAL

Los salarios siguen perdiendo capacidad adquisitiva en tanto que la productividad sigue aumentando. Esta es la conclusión a la que llega la secretaria de Acción Sindical de Comisiones Obreras (CC.OO.), Mercedes González, tras analizar los datos del Índice de Precios al Consumo (IPC) del pasado mes de agosto. Una interpretación de los mismos confirmaría la consolidación de un modelo social precarizado y de empeoramiento de las condiciones de vida que, de hecho, supone un empobrecimiento progresivo de la sociedad.

Los registros avalan estas apreciaciones del sindicato. En julio pasado, fueron firmados un millón novecientos veintiocho mil ochocientos cuarenta contratos, de los que un millón setecientos setenta y seis mil ochocientos cuarenta y dos son temporales, es decir, el 92,1 % del total. La temporalidad, pues, característica predominante que acentúa la precariedad. La escala de la contratación temporal es significativa: el 26 % tiene una duración de una semana o inferior; el 14 % tiene una duración superior a la semana y hasta un mes; entre uno y tres meses, el 17 %; una duración que supera los tres meses, el 8 %; y el 35 % tiene una duración indeterminada. La situación, según CC.OO., no ha mejorado con respecto al mismo mes de 2016, cuando el 92,4 % de los contratos fueron temporales.

Empieza a verse seriamente cuestionada, entonces, la recuperación en el empleo de la que habla el Gobierno, algunos de cuyos miembros han llegado a hablar sin ambages del aumento de salarios, coincidiendo con las apreciaciones de algunos destacados empresarios. Ello, por decirlo de una manera simplista, favorecería obtener ganancias de poder adquisitivo. Claro que el ministro de Economía, Luis de Guindos, se apresuró a puntualizar y puso el freno: cuidado, porque si se da por buena la recuperación, es importante mantener la inflación contenida con tal de que el país no entre nuevamente en una fase de pérdida de competitividad. El propio ministro no tiene dobleces a la hora de mostrarse partidario de la contención de los salarios.

Veremos cómo evoluciona en otoño la negociación con los agentes sociales, sobre todo en el sector público. Los sindicatos defenderán un clásico: si hay riqueza, que el reparto llegue al conjunto de la sociedad. Que los salarios se sitúen por encima del IPC, gran objetivo. No será fácil pero acaso es la única prueba de que los trabajadores noten en sus salarios y los desempleados en el mercado laboral la bonanza de esa recuperación económica, como quedó de manifiesto con las estadísticas del pasado mes de agosto. Sin olvidar, por cierto, que esa precarización predominante en la contratación comporta altos grados de desprotección.

Mercedes González, en ese sentido, ha sido contundente: además de empleo de calidad, es indispensable la seguridad de una renta mínima garantizada para dar cobertura a las personas que la necesiten. “Más allá de los discursos -dijo la sindicalista- el Gobierno debe atender las necesidades de la ciudadanía y demostrar su compromiso con el país”.

sábado, 16 de septiembre de 2017

DE LA GRACIOSA AL TEIDE



Se denomina conectividad a la capacidad de establecer una conexión: una comunicación, un vínculo. El concepto suele aludir a la disponibilidad que tiene un dispositivo para ser conectado a otro o a una red. En el mundo de nuestros días, la conectividad es esencial para unir, para acceder, para saber, para estar en otro lugar, no importan la distancia ni los horarios.
        Prescindiendo de explicaciones técnicas, habrá que preguntarse cómo se las ha ingeniado la Asociación Cultural Humboldt, especialmente Isidoro Sánchez García, para establecer esta conexión entre La Graciosa y el Teide, acaso la que faltaba en el imaginario de los canarios. Porque entre islas y entre pueblos, sí; por muy distintos motivos y medios. Pero incluir a La Graciosa -el gran descubrimiento, la nueva pasión vacacional-, casi siempre olvidada, y unirla al Viejo gigante, es todo un alarde, máxime cuando se hace con arte y con música, los otros lenguajes que se agradecen en tiempos convulsos y revueltos como son los que nos ha tocado vivir.
        Desde el pico, algunas veces se ven todas las islas. Igual pensaron en esta circunstancia cuando quisieron unirlas. Desde Caleta de Sebo o desde Pedro Barba, la fugaz aparición de la cúspide habrá servido para guía de navegantes en amaneceres luminosos y radiantes.
        Pero todos sabemos que las doradas planicies gracioseras poco tienen que ver con la rocosa y escarpada geografía teideana. Allá, el complejo de Las Agujas, en el marco de cuatro conjuntos volcánicos bien diferenciados, es la máxima cota, 266 metros de altitud. Casas blancas y calles de arena, la quietud, el viento, las típicas sombreras de palma, la vestimenta azul marino de los marineros, el paso imperceptible de las alpargatas de lona beige, la pesca, las capturas en las azoteas, túnidos, bonitos, raviles y otras especies salándose, dorándose, el sonido del Atlántico, con olas o sin ellas... la vida discurre en La Graciosa derrochando, sobre todo, serenidad.  Con la cautivadora tonalidad turquesa de sus aguas y el lienzo ocre de sus arenas. El risco de Famara, Lanzarote, parece protegerla para que brinde todos sus encantos naturales, vistas inigualables que los viajeros sensibles saben apreciar.
        La Cocina, Barranco de los Conejos, Francesa, Las Conchas, El Salado, La Laja, Lambra... Estos nombres de playas seguro que resultarán familiares a muchos de ustedes. Las noches de luna llena en La Graciosa, cuando el silencio es elocuente, en sus playas, al raso, o entre los muros gruesos de sus casas bajas, son el escenario paradisíaco que hay que preservar, dicho sea con énfasis después de que se acumulen los testimonios que revelan unos índices de ocupación muy elevados y que hacen temer por la sostenibilidad. Los paraísos son para cultivarlos, cueste el sacrificio que cueste.
        En La Graciosa chinija, la mayor reserva marina de Europa, se inspira uno de los artistas que esta noche dan vida a esa convocatoria de la Humboldt: Nicolás Laiz Placeres, nacido en Lanzarote en 1975. Máster en Bellas Artes por el Goldsmiths College de la Universidad de Londres y licenciado en Bellas Artes por la Universidad Complutense de Madrid. Ha hecho numerosas exposiciones individuales en las islas, en capitales europeas y americanas; también ha intervenido en colectivas de notable éxito.
        La sencillez es la cualidad sobresaliente de los dibujos de Laiz. On tourism, es un cuaderno hecho este mismo año, El souvenir de Lanzarote, una prueba de la identificación con su isla natal de la que salta con frecuencia a Gran Canaria y Tenerife, tratando de atender todas las ofertas que acumula. Laiz dibuja en la búsqueda constante de un contexto lúdico y hedonista.
        Con seguridad, Pepe Dámaso e Imeldo Bello andan en el mismo proceso de componentes estéticos y culturales. Las cumbres tinerfeñas, coronadas por la majestuosidad del Teide, no les resultan ajenas. Al contrario, las tratan con una sensibilidad especial. Se acercan con audacia hasta convertirse en transgresores de la propia orografía y de los caprichos paisajísticos.
        Todo lo de previsible que pueda hallarse en La Graciosa es inesperado en el Teide y su descarnado grito telúrico que une a dos artistas nacidos para la finura pictórica y la producción fecunda. Sus trayectorias son suficientemente conocidas: es innecesario resumirlas de nuevo.
        La conexión está hecha, pues. No hay milagro artístico sino conjunción. Hay un espacio inigualable desde el techo canario hasta las doradas playas gracioseras, tan atractivas, tan pletóricas.
        Pero... como que faltaba la música. Y esa la pone el cubano Othoniel Rodríguez hasta completar una constelación que da lustre a la iniciativa que nos hará gozar en esta septembrina noche portuense. En el escogido repertorio de Othoniel, culminado con tres obras del gran maestro y paisano, Ernesto Lecuona, su piano nos trasladará a las noches gracioseras de las que hablamos. Hará que se dispare la imaginación para interpretar en nuestros adentros todos los encantos hasta exaltar los valores naturalistas de los artistas invitados, interconectados para que gocemos del arte, para enriquecer nuestra aptitud creativa y para que, en definitiva, disfrutemos con lo que de vez en cuando se brinda como una opción de la excelencia.
        Ya se ha dicho: se cumplen hoy doscientos cuarenta y ocho años del natalicio de Alexander von Humboldt, un pensador de extraordinaria amplitud. Un naturalista, un geólogo, un aventurero, en definitiva, un sabio, un científico, el primero que consideró a la naturaleza en su conjunto.
Si la obra de Andrea Wulff, escritora y profesora en el Royal College of Art, en Londres, titulada La invención de la naturaleza. El nuevo mundo de Alexander von Humboldt, logra revivirle, como señalan los críticos, esta combinación de arte y música promovida por la Asociación Cultural que lleva su nombre es otra modesta aportación para conmemorar la fecha, para recordar su paso por Canarias y para rendirle un merecido tributo.

viernes, 15 de septiembre de 2017

COBERTURA SANITARIA UNIVERSAL



La Red de Denuncia y Resistencia al Real Decreto (REDER) ha dado un paso de gigante -pero no último ni definitivo- para derogar la reforma sanitaria que el Gobierno de España aprobó hace precisamente cinco años y que, entre otros hechos, dejó fuera de la sanidad pública a unas ochocientas mil personas. Se trata de impulsar un pacto social y político por un Sistema Nacional de Salud público y universal. Más de setenta organizaciones sociales, sindicatos y la mayoría de los partidos políticos (hay que exceptuar a PP, Ciudadanos, UPyN y Foro Asturias) suscribieron un primer documento días pasados en el Congreso de los Diputados.
La REDER reclama, pues, la vuelta a la sanidad universal. El objetivo de ésta, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es asegurar que todas las personas reciban los servicios sanitarios que necesitan, sin tener que pasar dificultades o penurias financieras para pagarlos. La cobertura sanitaria universal implica la necesidad de reconocer la función crucial que desempeñan todos los sectores para asegurar la salud de las personas, en particular los de transporte, educación y planificación urbana. La cobertura universal está sólidamente basada en la Constitución de la OMS de 1948, en la que se declara que la salud es un derecho humano fundamental, así como en el programa de Salud para todos establecido en 1978 en la declaración de Alma-Ata. La equidad es un aspecto primordial. Eso significa que los países deben evaluar los progresos no solo en el conjunto de la población nacional, sino en los diferentes grupos (por ejemplo, los grupos determinados por niveles de ingresos, sexo, edad, lugar de residencia, condición de migrante u origen étnico).
La tenacidad de los integrantes de la Red tiene que dar sus frutos. La reforma de entonces era durísima para muchas personas necesitadas y vislumbraba escasas esperanzas dado que los recortes que acompañaron a las medidas del tristemente célebre Real Decreto 16/2012 frenaron inversiones en el ámbito de la sanidad y deterioraron la atención pública en nuestro país. El Gobierno no atendió el parecer de los profesionales ni las protestas, casi a la desesperada, de amplios sectores ciudadanos. Los paliativos estuvieron a cargo de las Comunidades Autónomas.
 El objetivo ahora, tras la firma del pacto, es aprobar, antes de fin de año, una Proposición de Ley que permita derogar aquella norma y extender la cobertura. Los promotores esperan que se sume una formación política como Ciudadanos, cuyos votos en el Congreso serían determinantes. Por eso, el paso no es definitivo. Pero si convenimos en que la cobertura sanitaria universal tiene consecuencias directas para la salud de la población, las metas de que la salud no se convierta en una mercancía y mejorar el bienestar requiere de impulsos como el dado por la REDER.